ReadingCorner
Volver al blog

Elena Asins | Canons

Elena Asins. Captura del documental Elena Asins – Génesis, 2014 del director Álvaro Giménez Sarmiento

La música y la cadencia numérica del ritmo fueron para Elena Asins una fuente de inspiración constante en su obra. Asins comienza a trabajar durante su estancia en Hamburgo en la década de los 80 en la serie Canons sobre la idea de las composiciones en fuga de los Canons de J.S. Bach. Asins recogía información de estas composiciones para darles forma plásticamente; aquello que es lenguaje inarticulado de lo cotidiano y la frecuencia temporal es lo que transcribe en sus papeles. Todo esto conforma su discurso de los cánones. A finales de los años 80 la artista engloba lentamente, una serie de obras bajo este título. En la serie Canons, Asins parte visualmente de una melodía y desarrolla imitaciones, repitiendo obsesiva y minuciosamente elementos con leves variaciones.

Elena Asins, Canon 22. Enlace de dos, 1990. Tinta sobre papel vegetal

Su obra es siempre una proposición lógica cuya esencia radica en la distribución y ordenación de objetos espaciales. Esta recíproca posición de los unos con los otros y de unos hacia otros expresa relaciones. Por lo tanto, en cualquier desarrollo o variación se entiende, que la complejidad es debida de una determinada relación.

Elena Asins, Long Canons, 1991. Tinta sobre papel milimetrado

Asins traslada la estructura compositiva al espacio plástico con trazos lineales que forman la arquitectura del dibujo generando sonido y silencio, volumen y vacío. Según la propia artista: “la clave en generar sensaciones a través de la producción artística compuesta por ordenador, es la de buscar más allá de la pura visibilidad; interpretar la obra como una secuencia, una lectura o, en este caso, como una partitura”. Si existe una interpretación verbal, de lectura y de recorrido de la obra, también es posible musicalizar esa obra.

Elena Asins, Canons 22, Ephpatha, 1990. Tinta sobre cartulina