Español | English
Facebook  Twitter  Instagram
Vida de pulpo
Corta travesía, 2018. 50 x 65 cm. Técnica mixta sobre lienzo.
Ora prima, 2018. 50 x 65 cm. Técnica mixta sobre lienzo.
Stock, 2018. 46 x 55,5 cm. Técnica mixta sobre lienzo.
Tiempo de vida, 2018. 130 x 161 cm. Técnica mixta sobre lienzo.
El foc el mar, 2018. 118 x 132 cm. Técnica mixta sobre lienzo.
Cala Gran 2018 192,5 x 270 cm. Técnica mixta sobre lienzo.
Ostinato rigore, 2018. 190 x 270 cm. Técnica mixta sobre lienzo.
Hiperbòlic, 2018. 218 x 269 cm. Técnica mixta sobre lienzo.
Horas extra, 2018. 115 x 195 cm. Técnica mixta sobre lienzo.
Epíleg, 2018. 54 x 65,5 cm. Técnica mixta sobre lienzo.
Hasta el punto más lejano, 2018. 114 x 195 cm. Técnica mixta sobre lienzo.
Resistència íntima, 2018. 39,5 x 46 cm. Técnica mixta sobre lienzo.
Íntima resistència, 2018. 39,5 x 47 cm. Técnica mixta sobre lienzo.
Temor i tremolor, 2018. 243 x 244 x 12 cm. Técnica mixta sobre lienzo.
Vivere cauto, 2018. 107 x 81 x 6 cm. Técnica mixta sobre lienzo.
Ofici vell, 2018. 70 x 40 x 15 cm. Técnica mixta sobre corteza de árbol.
Autofàgia, 2017. 50,2 x 32 cm. Técnica mixta sobre papel.
Hansel i Gretel, 2017. 34,9 x 59,7 cm. Técnica mixta sobre papel.
Baixos Vincles, 2018. 51,8 x 42 cm. Técnica mixta sobre papel.
Poema inacabat, 2018. 30,9 x 44,2 cm. Técnica mixta sobre papel.
1 m. después, 2018. 30,5 x 44,6 cm. Técnica mixta sobre papel.
Pudding, 2018. 30,6 x 44,6 cm. Técnica mixta sobre papel.
Estrategia Napoleónica, 2018. 29,7 x 23,8 cm. Técnica mixta sobre papel.
Arabesc, 2018. 50,5 x 71,9 cm. Técnica mixta sobre papel.
Dolce Stil nuovo, 2018. 50,6 x 74,5 cm. Técnica mixta sobre papel.
Avant la lettre, 2018. 31,9 x 47,8 cm. Técnica mixta sobre papel.
Precoryntaien, 2017. 77 x 103 x 90 cm. Cerámicas
Flor d’un dia, 2017. 75 x 93 x 76 cm. Cerámicas.
Jo et moi, Abril 2018. 41,8 x 51,6 cm. Técnica mixta sobre papel. (Obra: cara - dorso)
Vida de pulpo
19/01/2019 - 30/03/2019
Vida de Pulpo es el título escogido por el artista para esta exposición que alude al vínculo de Barceló con el mar, con su naturaleza y su fauna, y con la relación del ser humano y las  aguas. Una visión romántica y desoladora. Inquietante mar tormentoso que parece prever el momento en el que vivimos. Algunas barcas con seres humanos y alguna barca vacía en mitad del mar. Un gran pulpo multicolor de dos metros preside una de las salas de la exposición.

Con motivo de la exposición, se ha publicado un catálogo que además de las obras expuestas, recoge imágenes de dos cuadernos que Miquel Barceló fue elaborando a medida que pintaba las obras de la exposición. En estos cuadernos, a modo de diario, se puede apreciar la evolución de la obra desde su planteamiento hasta su materialización y además recogen pensamientos de Barceló que abarcan temas cotidianos, obligaciones diarias y pensamientos de carácter filosófico y poético.


Llevaría una vida de pulpo
De noche comiendo cangrejos y gambas
Y en las horas de sol, dentro de las barracas
No iría     casi nunca a la Ciutat, ni a misa, ni al mercado
No haría nada en todo el día, observaría las colecciones de caparazones de cangrejos peludos y lapas
Tendría cuidado con las morenas pero me entretendría mirando un sorbo de tinta suspendido, exuberante (circunspecto) siempre a punto de proyectar un gargajo negro definitivo y acabar cualquier conversación


                                 Cuaderno Alchi, Bangkok, París, Mallorca, Delhi, 2018. Miquel Barceló.

Miquel Barceló


Miquel Barceló (Felanitx, Mallorca, 1957) realizó en 1974 su primera exposición individual en la Galería Picarol de Mallorca. Comenzó a estudiar Bellas Artes en Barcelona en 1975, pero abandona para iniciar una carrera pictórica independiente. Después de irrumpir en la escena internacional en la Bienal de São Paulo de 1981 y en la Documenta VII de Kassel en 1982, la carrera de Miquel Barceló se fue progresivamente afianzando como modelo contemporáneo de artista que liga su actividad con la gran tradición de la pintura occidental desde el Barroco.

Instalado entre París y Mallorca, desde mediados de los ochenta sus frecuentes viajes a África Occidental alimentan su imaginario de figuras y mitos. Desde comienzos de los ochenta comienza a exponer en importantes museos y galerías de Europa y Estados Unidos hasta convertirse en uno de los artistas españoles más valorados en el panorama internacional. Le han dedicado exposiciones individuales en instituciones como el CAPC de Burdeos, el IVAM, de Valencia, el Jeu de Paume , el Centre Pompidou, el Musée des Arts Décoratifs y el Museé du Louvre  de París, La Galleria Nazionale d’Arte Moderna de Roma, el Museu d'Art Contemporani de Barcelona y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid. En las últimas décadas ha llevado a cabo grandes intervenciones como el recubrimiento cerámico en  la Capilla de Sant Pere de la Catedral de Mallorca o la cúpula de la sala XX del Palacio de las Naciones Unidas en Ginebra. Ha recibido a lo largo de su trayectoria  reconocimientos como el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1986 o el Premio Príncipe de Asturias a las Artes Plásticas en 2003.

Miquel Barceló se adscribió desde sus comienzos a la corriente expresionista de recuperación de la pintura, a la que él imprimió un sello inequívoco de mediterraneidad. Sus primeras obras de madurez se centraban en la intimidad del artista y el acto de pintar. Posteriormente ha ampliado su campo temático a las naturalezas muertas, o a las imágenes de bibliotecas y museos, en las que plasma su interés por la historia de la pintura, así como a paisajes saturados de flora y fauna terrestre y marítima. Produce, paralelamente, tanto  obra escultórica como cerámica. Especial importancia adquieren sus dibujos, organizados como diarios de viaje, en los que realiza una exploración paralela del territorio y de los materiales de la pintura. Su proyecto más reciente Vivarium, profundiza en este imaginario marino que cobra vida a través de las manos de su madre Francisca Artigues.
GALERÍA ELVIRA GONZÁLEZ 2019 · TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS